Científicos de la Universidad de Liverpool (Reino Unido) han hallado que ratones y ratas se han desarrollado para roer con los dientes frontales y para masticar con los dientes posteriores con más éxito que otros roedores, que se especializan en uno u otro de estos mecanismos.

 

Una mordedura más eficaz

Los investigadores diseñaron un modelo informático para simular la mordedura de las ratas y entender si la forma del cráneo o la disposición muscular son factores importantes en su éxito evolutivo, que las ha convertido en una de las plagas más comunes en todo el mundo.

La investigación mostró que tanto ratas como ratones pueden masticar y roer, mientras que otros roedores, como las ardillas, se especializan en roer y otros, como los conejillos de indias, son especialistas en la masticación.

Para entender si la capacidad de las ratas para hacer las dos cosas hace su mordedura más eficaz, los investigadores introdujeron las características anatómicas de las ratas, ardillas y conejillos de indias en un modelo informático, para simular los diferentes mecanismos de mordedura.

Las pruebas mostraron que son los músculos de la mandíbula de las ratas los que aumentan la eficiencia de su mordedura, permitiéndoles roer y masticar con más facilidad que otros roedores especializados en uno de estos mecanismos.

"Los ratones y las ratas pertenecen a un grupo de roedores llamados miomorfos, que están entre los mamíferos con más éxito. Con más de 1000 especies, comprenden casi una cuarta parte de todas las especies de mamíferos conocidos y viven en una gran variedad de habitats en todos los continentes, excepto la Antártida", afirma el Dr. Nathan Jeffery, autor del estudio.

 

¿Roer o mascar?

Desde la época del Eoceno, aproximadamente hace entre 55 y 34 millones de años, los roedores han ido adaptando sus cráneos y músculos de la mandíbula en una "carrera evolutiva". Un grupo de roedores llamados sciuromorfos, que incluye a la ardilla, comenzó a especializarse en roer y el grupo de los roedores histricomorfos, que incluye al conejillo de indias, optaron por mascar. Sin embargo, los miomorfos, que incluyen las ratas y ratones, se adaptaron tanto a roer como a masticar.

Los científicos esperaban que los modelos de ratas creados informáticamente fueran más versátiles pero menos efectivos que los especialistas, como la ardilla o el conejillo de indias. Pero los resultados mostraron que la manera en que los músculos de las ratas se han desarrollado en el tiempo ha desarrollado su habilidad para masticar más eficazmente que un conejillo de indias y para roer mejor que una ardilla, a pesar de que estas dos especies son especialistas en este tipo de movimientos de la mandíbula.

Según los científicos, en cierto modo esto explica por qué las ratas y ratones tiene tanto éxito y resultan tan destructivas, ya que su versátil comportamiento de mordedura les permite comer eficientemente una amplia variedad de materiales.

 

Fuente: Universidad de Liverpool